Nuestras Artesanas | Casa Küc

“Han sido 4 años de trabajo intenso. Cada una de nosotras ha puesto de su esfuerzo y dedicación para sacar adelante esta historia, que día a día suma más experiencias e integrantes que aportan con sus diversas técnicas y vivencias. Hoy, nos apoyamos entre todas y conformamos un núcleo de amor incondicional por nuestro trabajo y compañeras.

Somos Casa Küc y cada una de nuestras obras están hechas con el amor del sur, con las manos de mujeres emprendedoras, que luchan por salir adelante y que quieren mostrar su trabajo al mundo. Durante este recorrido, logramos levantar una tienda, participar en ferias en Santiago y dar a conocer nuestros tejidos y preparaciones gourmet.

A la vez, nos dimos cuenta de la importancia que tiene para cada una que su trabajo sea valorado y reconocido. Que el trabajar y producir en comunidad nos hace sentir parte de algo, pertenecer a un grupo y desarrollarnos como personas. Finalmente, todo esto nos hace mujeres más felices.

Hoy, nuestra tienda abre sus puertas para recibir a los distintos turistas que visitan el Fundo Los Chilcos. Queremos seguir creciendo y que nuestro relato inspire a más mujeres a seguir sus sueños.“


Nieves Calcumil

52 años, localidad de Quirrasco
Textiles, telar mapuche.


“Aquí valoran mi trabajo :)”

Sé hacer todo el proceso de la lana. Esquilo a la oveja, lavo su lana, la hilo y la tiño. Para darle tono al ovillo utilizo materiales naturales. Uso cebollas, pillo pillo o alguna hoja de árbol que pueda dar un tono bonito. Siempre ando probando distintos ingredientes para ver qué color le da a la lana.

Mónica

58 Años, Puerto Nuevo
Textiles, fieltro y trabajo en cuero.


“Somos mujeres potentes y nos tenemos que dar la mano entre todas”

En el campo te enseñan a ser una buena dueña de casa, pero uno es mucho más que eso. Siempre me ha gustado trabajar, tejer y poder salir adelante con mi familia. Con mi marido los dos somos artesanos, por eso él me entiende y apoya en mis emprendimientos.

Bernardita

73 años, Los Nichos
Textiles, fieltro y Cestería en Ñocha.


“Encontré compañía y buenas amigas”

Tenía 10 años cuando mi mamá me enseñó a teñir, hilar y tejer. Cuando fallecen las madres, ellas se llevan los secretos. Para mi es un orgullo recordar a mi mamá. Ella me entregó todo su saber y siempre me inculcó preservar la naturaleza, porque este es nuestro recurso principal. Por lo mismo, si quería usar algo para teñir mis lanas, debía ser con cuidado y sacar la cáscara sin dañar el árbol.

María

57 Años, Los Leones.
Textiles, fieltro y colgantes de piedra pome.


“Me encontré a mi misma”

Soy muy tímida y solo me relacionaba con mi familia. Yo creo que en ese sentido he cambiado mucho, acá tuve que sacar la voz y empezar a juntarme con otras mujeres. Eso me dio fuerzas, porque me sentí valorada y me di cuenta que lo que hacía tenía un sentido y un valor. Perdí esa opresión, ese miedo. Ahora veo una lana y sé que no la puedo perder, que tiene un potencial de ser algo hermoso. Siento que saqué mis alas y con ellas miro al futuro”.

Eliana

60 años, Huequecura.
Textiles.


“Hay que ponerle empeño a las cosas”.

Acá todas las mujeres son muy integradoras y me hicieron sentir bien desde un comienzo. Cada una tiene su especialidad y la mía es el telar de peña, con el que tejo productos que sirven para la decoración de interiores.

Rosa

57 años, Nalcahue.
Textiles y gourmet.


“Estamos muy empoderadas de nuestro trabajo”

Poco a poco fuimos viendo nuestros logros, nos empoderamos como mujeres y sacamos adelante este emprendimiento. Logramos consolidarnos como artesanas y hoy tenemos nuestra propia Agrupación de artesanas y tienda.

Ceci

54 años, Río Bueno
Bordado e intervenciones en madera.


“Me gustó encontrar un espacio para mí”

Comencé a bordar y tejer cuando era lola, porque quería escapar de mis problemas, pero nunca lo asocié a esto. Gracias a los talleres me pude dar cuenta que tenía asuntos sin resolver y quizá no he solucionado mis temas pendientes, pero por lo menos estoy consciente de ellos. Siempre soy la que se va al final. Me olvido de todos mis atados, porque compartimos, nos apoyamos y nos reímos mucho

Selma

77, Río Bueno
Textiles.


“Me fui, pero volví”

Desde chica que veía la lana de la oveja tirada en el pasto y me llamaba la atención. Pensaba qué cosas podría tejer con ella. Así empecé en esto y desde entonces no he parado.

Juanita

65, Choroico
Crochet.


“Es importante tener un espacio como mujer”

La Casa Küc significa mucho para mí, porque yo vengo acá y me olvido de todos mis problemas y descanso. Comparto con las chiquillas y salgo de mi mundo, de mi casa, de todas esas preocupaciones y me puedo relajar. Es un espacio para mí”.

Marlis

50, Rio Bueno
Textiles, intervenciones en madera.


“Siempre es bueno aprender algo nuevo”

Yo creo que para todas fue un gran tema el poder conciliar con lo que Olivia nos exigía, pero ahora me doy cuenta que era súper importante su trabajo, porque nos ordenó. En el camino hay muchas cosas que te hacen dudar y a veces no querer seguir, pero al final aprendí que todo estos procesos era parte de un emprendimiento.

Gladys


Para mí fue de gran ayuda esa acogida que se dio en esta agrupación, no solo con las chiquillas, sino también con la Eli, la Stephi, la Trini, la Ignacia y la Olivia. Ellas nos entregaron todo de sí mismas para dirigirnos y darnos un espacio de encuentro. Por eso creo que hoy seguimos en pie, porque nos hicieron reconocernos como grupo, nos dieron las herramientas para que pudiésemos emprender y sacar adelante a la Casa Küc.


Cómo encontrar Casa Küc



  • Mail contacto: contacto@casakuc.cl
  • Eventos Casa Küc: escribenos para hacer tu evento en nuestro maravilloso local!


  • Fundo los Chilcos, Km 26,5 de la ruta T-75, La Unión – a 14 km de Puerto Nuevo
  • Temporada alta: Enero y Febrero: Lunes a Domingo de 12:00 a 21:00 hrs.
  • Puedes coordinar visita llamando con anticipación al +56 9 9784 8017 y te estaremos esperando!